LESIÓN DE MENISCO

Las roturas meniscales son muy frecuentes y se pueden dividir en traumáticas y degenerativas. Las primeas se producen durante la realización de actividades cotidianas, profesionales (mineros, mecánicos, etc) o con deportes que precisen giros de rodilla (futbol, baloncesto, tenis, pádel, etc). La rotura degenerativa es mas frecuente en pacientes con edades superiores a los 40 años, que aun no haciendo deporte, con pequeños movimientos casuales van deteriorando el menisco provocando en ocasiones roturas.

Las roturas meniscales producen inflamación, derrame articular, dificultad para extender o flexionar la rodilla e imposibilidad para realizar algunas actividades deportivas.

El tratamiento de la rotura de menisco debe ser la reparación artroscópica de la lesión mediante sutura, si esta es posible, o bien la resección de la parte dañada del menisco dejando intacto el resto, siempre con un borde regularizado y estable.

El posoperatorio suele ser a penas doloroso y las complicaciones escasas y excepcionales, aunque hay un tipo característico que presenta peor evolución, que es el paciente de mediana o avanzada edad con artrosis avanzada o aquellos con alteraciones del eje de la pierna acentuado (varo de rodilla).

Lesión de Menisco Lesión de Menisco