LESIÓN DE CARTÍLAGO ARTICULAR

Toda la superficie de la rodilla está cubierta de una capa lisa y muy resistente a la presión llamada cartílago articular, que permite un movimiento de deslizamiento suave de un hueso sobre otro.

En determinadas circunstancias, al realizar deportes o con la actividad diaria realizada de forma repetitiva, se pueden producir lesiones del cartílago articular que pueden estar asociadas a otras lesiones de las estructuras de la rodilla, como ligamentos o menisco.

Los síntomas que se presentan tras estas lesiones son dolor, hinchazón, bloqueos y fallos de rodilla.

El tratamiento de estas lesiones es por reparación artroscópica o por cirugía abierta cuando sea necesario. En presencia de lesiones pequeñas y poco profundas, las perforaciones mediante artroscopia permiten la reparación de la sesión. Si las lesiones son mas extensas o profundas, el tratamiento se realiza mediante trasplante de condrocitos o realizando injertos con cilindros osteocondrales obtenidos generalmente de otra zona de la rodilla.

El proceso de recuperación es de meses y el resultado depende fundamentalmente del grado y tamaño de la lesión.

Las lesiones extensas pueden conducir a una artrosis precoz de la rodilla.

Lesión de cartílago articular Lesión de cartílago articular