INESTABILIDAD DE RÓTULA

Se presenta cuando algunos de los elementos o estructuras que mantienen la rótula en su sitio durante la flexoextensión de la rodilla falla, produciéndose una subluxación rotuliana (cuando la rótula no se sale completamente de su sitio) o una luxación (cuando se sele completamente de su sitio). Está producida por traumatismo directo o de forma indirecta.

Presentan factores predisponentes a la luxación aquellas personas con rotula alta, surco troclear plano o con subluxación rotuliana externa.

La luxación de la rótula es generalmente externa, o sea, se luxa hacia afuera, lesionándose los ligamentos mediales o internos, siendo el más importante el femoropatelar medial o interno.

Cuando la lesión ocurre por primera vez, el tratamiento suele ser conservador, mediante inmovilización y posterior rehabilitación. Si existen lesiones asociadas en cartílago, o el paciente es deportista de alto nivel, el tratamiento inicial será quirúrgico. A partir del segundo episodio de luxación, el tratamiento será quirúrgico mediante la reconstrucción del ligamento femoropatelar medial (LFPM) al que en ocasiones hay que sumarle la osteotomía de mialización o anteromedialización de la tuberosidad tibial anterior.

Estas técnicas deben ser siempre seguidas de una rehabilitación para recobrar la fuerza y movilidad de la rodilla.

El éxito de curación va del 75% al 85%.

Inestabilidad de rótula Inestabilidad de rótula