FASCITIS PLANTAR

La fascia plantar es una superficie fibrosa plana que soporta la bóveda plantar. A nivel de su inserción en el calcando se puede inflamar o producir pequeñas roturas que dan lugar a la fascitis plantar.

Es una patología muy común sobre todo en corredores, existiendo factores predisponentes como el sobrepeso, trabajar mucho tiempo e pie, enfermedades inflamatorias reumáticas y retracción del sistema aquileo plantar.

El paciente aferre dolor, sobre todo al levantarse de la cama, localizado en la parte interna plantar del talón.

A RX se suele apreciar un osteofito en la cara anterior e inferior de calcáneo, llamada espolón calcáneo, que no es la causa sino la consecuencia del proceso. Cuando el dolor es muy agudo hay que descartar rotura de la fascia plantar. El tratamiento inicial de la fascitis plantar es conservador, mediante la disminución de la deambularon, frío local, taloneras o plantillas, controlar el sobrepeso y sobre todo los estiramientos de la fascia plantar.

Si el tratamiento conservador no da resultado, pueden realizarse infiltraciones. No mas de tres con un intervalo de una semana. Las infiltraciones con plasma rico en plaquetas no están demostradas científicamente como útiles.

Si el tratamiento conservador falla se realiza la sección parcial de la fascia plantar de forma percutánea, abierta o por endoscopio. En los pacientes que presentan una retracción del tendón de Aquiles realizamos una tenotomía de la zona fibrosa de la inserción interna del gemelo en el fémur.