ÁCIDO HIALURÓNICO

Se encuentra formando parte del organismo, en el tejido conectivo, el líquido sinovial, la piel y el cartílago.

Interviene en el proceso de reparación de las lesiones.

En traumatología se usa en forma de inyección intraarticular, sobre todo en rodilla, consiguiendo un efecto lubricante, mecánico y bioquímico en la articulación lesionada.

Se consigue obtener una mejoría aunque no completa del dolor y de la movilidad de la articulación, aunque nunca de forma inmediata, si no en el transcurso de semanas.

En los últimos tiempos se han comercializado preparados orales para pacientes con artrosis.

Es frecuente la utilización de infiltraciones de ácido hialurónico junto con corticoides en articulaciones con artrosis leves a moderadas.